Me gustaría compartir con vosotros una entrevista que me hizo Toni Granollers del equipo de MPIu+a GRIHO. 

 


 

Hola, buenos días Xavier, con esta entrevista pretendo iniciar una nueva sección dedicada a “gente cercana del mundo UX”, gente que, como tú, no forma parte del grupo selecto de personas de renombre, lo que consideraríamos “la élite”, pero que dedicáis vuestro día a día a mejorar la vida de las personas mediante la mejora de su experiencia como usuarios de dispositivos tecnológicos.

Por ello, aprovechando tu visita a Lleida y que, como ex-alumno de la Escola Politècnica Superior (Universitat de Lleida ), he tenido el orgullo de intentar aportar un granito de arena en tu carrera profesional, te pido si puedes contestarme algunas preguntas. Una vez obtenido el consentimiento, pasamos a la entrevista:

[accés a la versió en català]

Xavier CardetHola, Toni. Ante todo, agradezco tu interés por darme esta oportunidad para poder explicar mi carrera como profesional del sector de la experiencia de usuario.

Para empezar, podrías explicarnos donde trabajas y en qué consiste tu trabajo

X.C.: Actualmente soy responsable de UX de la startup Signaturit, una startup cuyo principal producto consiste en poder firmar documentos de forma digital a partir de la firma biométrica. Asimismo, realizo algunas tareas de product owner, a fin de buscar una armonía entre el equipo de ventas, marketing, diseño y desarrollo. Quieras o no, los profesionales de UX tenemos tendencia a hacer este tipo de tareas al conocer el producto y las necesidades de los usuarios.

También estoy trabajando como profesor de UX desde hace tres años en el máster “Diseño de Interacción e Interfaces”, impartido por la universidad ESDI de Ramon Llull. No hay nada mejor que poder transmitir una de tus grandes pasiones.

¿Cuál ha sido tu trayectoria?

X.C.: Estudié el Máster en Interacción Persona-Ordenador (MIPO) en la Universitat de Lleida, un máster que, en ese momento, era como tirarse a la piscina.

Nadie, aparte de sus impulsores, podía imaginar que hoy en día UX fuera una de las profesiones más buscadas y valoradas dentro de las empresas.

Gracias al máster empecé a trabajar en la consultora Everis, donde realicé las prácticas en empresa. Inicialmente trabajaba en proyectos de investigación con usuarios para grandes empresas como e-laCaixa. Con la aparición del boom de las interfaces touch empecé en proyectos como UX designer, donde pude colaborar en proyectos muy interesantes para Vodafone, IKEA o HP. Sin dar mucha importancia a la parte visual no olvidaba toda la parte de investigación con usuario, era la única forma de conocer las necesidades, crear las hipótesis y validar soluciones con ellos mismos. Trabajar en una consultora me ayudó en muchos aspectos, como aprender a transmitir la importancia de UX y buscar la forma más ágil de diseñar soluciones.

Tras cinco años y medio realizando y entregando proyectos me planteé buscar nuevos retos. Aparte de buscar las mejores soluciones, quería evolucionar y ver cómo afectaban las soluciones propuestas. Fue en ese momento cuando tuve la oportunidad de entrar a trabajar en el departamento de e-commerce de la compañía de moda Privalia.Allí aprendí a trabajar con diferentes equipos y buscar la mejor forma de encajar tus diseños entre las necesidades de todos. A pesar de ser una gran empresa, tenía inquietud por ir un paso más allá, proponiendo mis propias soluciones a partir de necesidades de los usuarios, la evolución del mercado o simplemente mejorar un determinado producto.

Finalmente entro en el mundo de las startups, un mundo totalmente diferente a trabajar en una consultora o una empresa con un producto tan maduro como un e-commerce de moda.

La importancia de UX en una startup es enorme, todo pasa por nosotros y todo se valida con los usuarios.

Antes de trabajar como responsable de UX en Signaturit, estuve 2 años en la startup Doctoralia. En Doctoralia aprendí conceptos muy importantes que ahora están tan de moda y son indispensables en mi día a día, como las metodologías agile, lean y otras formas de diseñar un producto como el design thinking.

¿Cómo nace tu interés por este trabajo y como llegas a realizarlo?

X.C.: Principalmente son tres los motivos que me han hecho llegar donde estoy ahora. El primer motivo es mi padre. Gracias a él de pequeño estuve rodeado de ordenadores, pantallas y pude conectarme a internet cuando todavía nadie sabía que era o no tenía.

Por otra parte, una de las cosas que me influenciaron de pequeño fue el vivir cerca de gente con Síndrome de Down en la Fundación ASPROS de mi pueblo, Sudanell. Allí, mis primeras tareas no estuvieron relacionadas con la informática, pues hice de monitor a personas que tenía discapacidades. Aquello me hizo abrir los ojos, pensaba que, aunque tenían esas discapacidades ellos también podían utilizar el ordenador o interaccionar con la tecnología, simplemente se lo tenías que poner más fácil o buscar de qué forma lo querían hacer. A lo largo de nuestra vida, todos acabaremos con algún tipo de discapacidad que, entre otras cosas, nos impedirá o dificultará interaccionar con la tecnología o, simplemente, que no entendamos que es lo que tenemos delante.

Pero realmente todo comenzó cuando terminé la Ingeniería Técnica de Informática de Gestión en la UDL (precedente del actual Grado en Ingeniería Informática). Durante el último año de carrera conocí aJesús Lorés, y podríamos decir que él fue el causante de que ahora esté en este mundo de la IPO. Al finalizar la carrera me decidí por el nuevo Máster de Interacción Persona-Ordenador, el primero en España y uno de los primeros a nivel Europeo donde se hablaban de conceptos tan básicos como la usabilidad, accesibilidad, el diseño centrado en el usuario …

Ahora que ya llevas bastante tiempo fuera del mundo académico, y como profesor interesado en toda esta temática, ¿podrías explicarme qué técnicas y metodologías son las que más utilizas en tus proyectos?

X.C.: Me gustaría dividir las técnicas en dos, las técnicas cualitativas y cuantitativas. En la cualitativa, me gusta hablar con los usuarios el máximo tiempo posible. Por este motivo,

cada semana intento hacer test con usuarios y, al mismo tiempo, entrevistarlos.

No siempre es fácil contactar con los usuarios, así que la mejor forma es salir a la calle y hacer un test de guerrilla. Escucharlos conlleva que ellos mismos se impliquen con el producto. Implicarlos de forma directa comporta que sin que se lo pidas explícitamente se pongan en contacto contigo para darte una idea o una solución con la que no pensaste. Con el fin de validar todas las propuestas, organizo sesiones de design thinking con usuarios en las que validamos todas las ideas que surgen o otras que no habíamos tenido en cuenta. Todo ello, sin olvidar nunca otras técnicas muy útiles como construir Personas o benchmarks para conocer la competencia.

Por otro lado, tenemos las técnicas cuantitativas, para mí tanto o más importantes que las cualitativas. Está muy bien hacer test con usuarios o entrevistas y saber su opinión, pero las opiniones se deben contrastar con números. Hoy en día, la mejor herramienta es disponer datos en tiempo real de todo lo que hacen los usuarios, ya sea con encuestas al finalizar las tareas en la web o en una aplicación, o disponer de un sistema como Google Analytics. Pero me gustaría destacar una herramienta muy fácil de implantar y que da mucha información, el NPS (Net Promoter Score). Con el NPS tenemos un termómetro de lo que queramos y podemos ver cómo los cambios del producto afectan a la satisfacción de los usuarios, es una forma de tener una nota.

Todas las técnicas para conocer los usuarios están muy bien, pero hay algo que he aprendido que siempre recomiendo a todo el mundo:

es muy importante implicar a todos los equipos de la empresa con tu trabajo.

Desde el equipo de ventas, para saber cómo vienen y qué necesidades tienen los nuevos clientes, hasta hacer que el equipo de programación participe en un test con usuarios y, así, entienda mejor el porqué de los cambios propuestos. Todo esto sólo es posible aplicando las metodologías de lean startup.

Siguiendo el hilo de la pregunta anterior, ¿cómo valoras los conocimientos adquiridos en la universidad respecto a tu trabajo?

X.C.: Sin los conocimientos adquiridos en la universidad me sería imposible ver la importancia que tiene un usuario con el producto. Parece muy sencillo. Hago un test de usuarios, saco conclusiones y, si es necesario, doy una solución. Pero va mucho más allá. Para mí los fundamentos básicos que puedes adquirir en la universidad son importantísimos, pero lo son más las personas que te transmiten. Hace un tiempo estuve hablando contigo sobre cómo ha cambiado el vocabulario y los tecnicismos, pero la base siempre ha sido la misma durante los más de 10 años que entré en este mundo gracias a la universidad y al equipo de GRIHO.

Es cierto que fuera de la universidad he aprendido aplicar mejor las técnicas y he aprendido de nuevas, pero, como he dicho, la universidad me dio las herramientas necesarias para conseguirlo. Tanto es así, que actualmente me gusta transmitir la filosofía UX, una filosofía que tengo la necesidad de explicarla siempre que puedo, tanto a los equipos con los que trabajo como en la universidad o charlas eventuales que esporádicamente realizo. Siempre tengo a profesores como Jesús Lorés o a ti como referentes cuando quiero transmitir UX. Son estos profesores los que realmente te hacen abrir los ojos en cosas tan básicas que damos por sabidas.

¿Qué nos recomendarías tratar, profundizar, explicar a los futuros estudiantes que cursen las asignaturas relacionadas con la interacción persona-ordenador?

X.C.: Creo que habría que dar énfasis a 4 pilares:

  • conocer las bases de la IPO y entender la diferencia entre las técnicas,
  • saber interpretar los datos que tenemos para conocer las necesidades de los usuarios,
  • entender que IPO es algo que podemos obtener de forma rápida y sencilla, y finalmente
  • la necesidad de formarse diariamente para poder crecer profesionalmente.

El primer pilar consiste en que aparte de explicar el significado y el valor de la IPO, creo que es muy necesario profundizar todos los conceptos con casos reales. La principal idea es demostrar que se aplicó una técnica y no otra. Hoy en día estamos bombardeados de información y técnicas, pero hay que saber diferenciarlas.

Por otro lado, la comprensión de datos es muy importante. Actualmente veo que se explican muchas cosas, pero al final los alumnos se dedican a decir lo mismo que les has dicho, a repetir, sin saber explicar lo que han hecho con sus propias palabras. En el mundo IPO es muy necesario defender nuestros planteamientos, tener muy claras las ideas, porque lo hemos hecho de una forma y saber interpretar muy bien los resultados. Cuando se hace un test de usuarios muchas personas se quedan con los resultados, pero hay que ir un poco más allá y saber interpretar todo el contexto.

Las técnicas que te aportan información de forma rápida son muy importantes. Se debería profundizar en técnicas cuantitativas, como encuestas, análisis de datos, test A/B, 5 minutes test, técnicas que son rápidas y te dan unos resultados fiables si se han planteado bien desde el principio. A veces es más fácil defender una idea con datos en la mano que defender una idea con tus conocimientos y deducciones.

Finalmente, comentar que

en el mundo de la IPO hoy ya es el futuro,

no nos engañemos, las técnicas evolucionan y creo que es importante estar completamente al día de lo que hacen otros compañeros y compañeras de la profesión, la comunicación con el sector es muy importante y no nos tenemos que quedar con los conceptos básicos.

Por último, tengo la sensación de que hay una necesidad creciente de profesionales de este ámbito, ¿cómo lo ves tú?, ¿crees que los estudios relacionados serán cada vez más necesarios?

X.C.: Como he comentado,

todas las empresas han visto que es necesario una persona con nuestro perfil para poder evolucionar el producto.

Por lo tanto, hay que saber evolucionar y mejorar lo que tenemos.Muchos ven UX como un perfil para mejorar lo que tienen y no para hacerlo de nuevo. Puede parecer extraño lo que digo, pero hoy por hoy mucha gente lo ve así. Por este motivo no todo consiste en mejorar, sino en hacerlo diferente, que te diferencie de la competencia. Esta es nuestra tarea.

Te diré más,

creo que todas las profesiones que tengan alguna relación con el mundo digital deben tener conocimientos básicos de HCI.

La interacción persona-ordenador se puede aplicar a todo tipo de ámbitos tanto físicos como digitales. Un programador web con conocimientos de UX hace las cosas muy diferentes a un programador web sin ellos.

Aunque actualmente UX es una salida muy buscada por las empresas y por los propios alumnos, creo que la clave, aparte de aprender las bases, será especializarse en algo en concreto con lo que diferenciarnos de los demás. El claro ejemplo es el de las interfaces por voz o la realidad virtual. Todo el mundo está hablando de estos aspectos y mucha gente se especializa con las interfaces naturales de usuario. Toda esta gente, quiera o no, debe conocer el mundo de interacción persona-ordenador y saberlo aplicar en cualquier sector.

¿Quieres añadir algo que creas importante o necesario y que no hayamos tratado durante la entrevista?

X.C.: Hace poco estuve hablando con personas del equipo de UX de Mango. Te sorprenderías hasta dónde se llega aplicar UX en las tiendas físicas y la importancia que le dan. Un simple cambio en la tienda puede hacer que acabemos comprando.

Nadie diría hace unos años que esta profesión podría abrir tantas puertas y que ahora sería tan demandada.

Invito a todas aquellas personas que no conozcan la disciplina de la IPO, a que lo hagan. Si sois personas que os fijáis en todo, que os gusta el diseño o simplemente creadores de producto o que creéis tener una idea brillante…, introducíos en la IPO. Un sector donde actualmente todo el mundo está aprendiendo de todos, tanto si hace un año que está en la profesión como si hace diez. Estamos en constante movimiento y evolucionando de la misma forma que lo hace la tecnología. Cada día sale algo nuevo.

Toni Granollers: Xavi, muchas gracias por tu participación, he compartido contigo un rato muy agradable, de verdad. Espero contar pronto contigo contando tu experiencia a los futuros estudiantes de la UdL.

X.C.: Muchas gracias a ti, siempre he tenido la sensación de querer de ayudarte en lo que sea y poner un mi pequeño granito de arena, tal como lo hicisteis conmigo y como lo seguís haciendo con otras personas.