UX y el circo: El vidente, el hombre orquesta, el malabarista y el adiestrador

Hace unos días me invitaron a dar una charla a los alumnos de la Universidad de Lleida. Realmente me hacía mucha ilusión volver a la Universidad donde aprendí muchas de las cosas que se sobre mi profesión. Allí hice el Máster de "Interacción Persona Ordenador", el único máster que había por aquel entonces de UX en España y el segundo en toda Europa.

La principal idea era explicar un poco que es esto de User Experience (UX), el futuro de nuestra profesión y explicar algún que otro proyecto. Los alumnos ya tenían unos conocimientos aprendidos en la asignatura de "Interacción Persona Ordenador".

¿Por qué UX y el circo?

Buscaba una analogía para poder narrar una historia, un customer journey de toda la vida :) . Solo me salían historias o personajes separados, sin ninguna relación entre ellos. Finalmente me acordé de un artículo que había leído sobre los videntes y la capacidad que tenemos de diseñar. Con tan solo mirar lo que nos dicen, como lo dicen, su contexto, su descripción como persona (altura, edad, ideologías, genero...) y las preguntas adecuadas podemos llegar tener una idea muy aproximada de lo que necesitan las personas.

Juntando el vidente y muchos otros que tenía en mente acabé pensando en mis 4 personajes, el vidente, el hombre orquesta, el malabarista y el adiestrador. Aunque no siempre los veamos juntos en un circo, creo que el circo es ese lugar donde hay personas muy distintas, con una cualidades diferentes y su finalidad es sorprender y transmitir a las personas ¿Os suena de algo?

El vidente

Como ya he comentado, uno de los principales retos que tiene UX es ser vidente. Hemos de descubrir a partir de diferentes técnicas como serán o son las personas que utilizan nuestro producto. Hay muchas formas de hacerlo, para no decir infinitas, pero seguro que la mejor semejanza a un vidente sería una entrevista o un simple test con usuarios. Hemos de ser capaces de detectar todo aquello que nos será útil para poder aproximarnos el máximo posible a las necesidades y poderlas entender.

A su vez, hemos de saber o intuir que harán nuestros usuarios antes de ponerles delante nuestro prototipo o producto final. Lo acabamos haciendo con una hipotesis más o menos validada. Estas hipotesis las sacaremos a partir de datos cuantitativos o cualitativos. Todo dependerá del camino que has seguido para conseguirlas, por ejemplo aplicando design thinking en tus fases previas.

Siempre tenemos que ir un paso más allá, eso si, hay que evitar tener que obligar a los usuarios adecir lo que queremos escuchar, deben decir lo que realmente quieren y no influenciarlos en sus decisiones.

El malabarista

Sabemos que de nuestro trabajo cuelgan muchos otros, solo debemos pensar en el timeline del proyecto y veremos por cuantas manos pasa todo lo que hacemos. Imagina que hiciste un wireframe con sus flujos. Esto llegará al equipo de UI, diseñaran los componentes si hace falta, lo enviaran a FrontEnd y Backend, pasará por QA, etc.

Pero antes de hacer esos wireframes hemos tenido de hablar con muchos otros equipos a parte de diseño y IT. Creo que con la siguiente imagen os quedará muy claro lo que quiero decir.

Nuestro trabajo no solo cuelga de un diseño, tenemos que hablar con muchos otros equipos y tener en cuenta muchas otras variables, como pueden ser las de negocio o las limitaciones técnicas que puedan existir. En este gráfico añadiría muchas otras variables, como podría ser de marketing o customer support.

Siempre estaremos haciendo malabares para que nuestra idea o solución tire adelante, pero para ello nos tendremos que "pelear" o tendremos que defender todo lo que hacemos con otros equipos. Muchas veces tenemos la tendencia en buscar aquello que es mejor para nosotros, pero hemos de levantar la cabeza y mirar a los demás. Eso si, aquí viene la importancia en saber defender nuestro trabajo. El dinero es el dinero, los límites técnicos siempre existen, pero debemos trabajar para y por los usuarios.

El hombre orquesta

No nos engañemos, al final en UX acabamos haciendo un poco de todo. Es un error nuestro no poner los limites de "hasta donde llega nuestro trabajo". A mi realmente no me importa ayudar a montar emails para que sean más efectivos, ponerme a diseñar pantallas para que sean más atractivas o simplemente ayudar a gestionar un proyecto y agilizar los procesos. Muchas veces tengo la necesidad imperial de hacer que las cosas se hagan bien y que no afecten a mi trabajo.

Es extraño entrar a trabajar en una empresa y dedicarte exclusivamente a UX Designer o UX Researcher o como te hagas llamar, de alguna forma siempre ayudarás a otros equipos. No nos podemos encasillar solo en una cosa, debemos de saber ejecutar en la mejor y en la peor de las situaciones. Como solía decirme un jefe, para ser UX debes ser un todoterreno.

Podría ir un paso más allá pero solo lo comentaré para que quede por escrito. Creo que la evolución de UX acaba siendo PO - UX. No entraré en detalle, pero PO prioriza y analiza la evolución de tu producto (que no gestión, eso lo hace un PM) a partir de lo que dicen, hacen o piensan los usuarios. Aquí podríamos llegar a introducir un nuevo personaje de circo, el "director de orquesta".

Puede que algunos no estéis de acuerdo con este perfil, que me digáis que no hacéis de "hombre orquesta", que es problema mio si hago cosas que no tocan. Supongo que todo depende de la empresa donde trabajas, tu perfil y la implicación que quieras tener en los proyectos.

El adiestrador

Para poder ser un buen malabarista hay que ser un buen adiestrador, sin ese perfil date por vencido, nadie te tomará en cuenta ni verá el potencial que puede tener todo lo que haces.

Uno de los retos que tengo allí donde voy es intentar transmitir mi trabajo, no solo hacerlo bien. Una de las principales tareas que tenemos los profesionales del sector es explicar a todos los equipos de la empresa a que nos dedicamos y la importancia de nuestro trabajo. Es cierto que cada vez somos menos adiestradores, nuestra profesión cada vez es más conocida, pero no por ello debemos dejar de poner las cosas en su sitio. Ya sabéis que muchas personas se ponen en su perfil "UX" y a veces no saben ni lo que es, simplemente lo hacen por que está de moda.

Siempre hay gente que no sabe lo que haces dentro de la propia empresa, aquí es cuando entra nuestro perfil adiestrador. No todas las fieras se pueden adiestrar de la misma forma. Mi idea no es solo mostrar trabajos o proyectos con los que trabajo (que también), mi idea para adiestrar es enseñar todo lo que puedes llegar aportar en su trabajo y cuanto de mejor podría ser.

Todo vendrá, tarde o temprano acabaras demostrando y transmitiendo lo importante que eres, sin que te des cuenta. Como dice la NASA...

Un dólar invertido en UX puede llegar a reducir hasta 100 veces el coste de una aplicación.

Creo que cada uno de nosotros se puede identificar con estos perfiles, o no. No podemos olvidar que hacer UX es tener conjunto de capacidades que debemos desarrollar y evolucionar para poder hacer bien nuestro trabajo.

¿Crees que nos podemos identificar con el circo? ¿Qué otros perfiles has conseguido identificar? ¿Te consideras malabarista, vidente, hombre orquesta y adiestrador? ¿Dónde situarías el perfil de "pallaso" dentro de este circo?